En todos los audífonos, el sonido entra a través de un micrófono. A continuación, se procesa y amplifica, y se envía a un receptor (altavoz). Este envía la señal de salida directamente al conducto auditivo del usuario, a través de un tubo que conduce a un molde y de ahí al conducto auditivo, o a través de un cable fino conectado a un receptor colocado directamente en el oído.

Existen dos tipo de procesamiento del sonido: analógico y digital.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted